Escena Eliminada de Dark Taste of Rapture (Alien Huntress #6)

Alien Huntress #6 
Dark Taste of Rapture 
Gena Showalter
Esta Escena viene directamente después de la Boda de Ava y McKell. 
Hector y Noelle van a chequear una escena de muerte y 
Dallas va a casa de un amigo, en la necesidad desesperada de ayuda. 
Aquí, el consigue esa ayuda, pero no es lo que asumió que seria 
Y pronto se encuentra en más problemas que nunca.
Si no has leído este libro no Leas la escena eliminado aun.
Dallas se paseó por la longitud muy amplia y lujosa de la sala en la que actualmente se encontraba, Mia y su Esposo Kyrin lo observaba desde el sofá. Por el rabillo del ojo, pudo ver los abrazos. A lo largo de su vida, había visto lo peor de lo peor, crímenes tan atroces, tan terribles, las imágenes eran como ácido en su alma. ¿Pero esto? Esto era suficientemente como para que lo amordazaran. 
¿Podría alguien permanecer soltero? 
Giró sobre sus talones, con la mirada barriendo la elegancia cara del mausoleo al que el par llamaban casa. Paredes pintadas para parecerse a jardines de verano prósperos. Muebles de madera real, una rareza hoy en día, con cojines de terciopelo y míticas curvas talladas en las piernas. El infierno, la alfombra era gruesa, exuberante y negra, con una capa como base cremosa de encaje a juego con los tonos de joyas y las flores en las paredes. 
Muy femenina, y no como Mia Potty Mouth Snow[1]. En todas. Sin embargo? El hijo de puta de su esposo, Quizás. Kyrin era un guerrero, sin duda. Capaz de moverse más rápido que un caso de diarrea furiosa, predecía el futuro con la misma precisión que una galleta de la fortuna china, y obligan a la gente a hacer lo que quisiera con tan sólo decir unas pocas y tontas palabras. 
Y sí, está bien. Dallas estaba en una pocilga de estado de ánimo y Kyrin era en realidad bastante bueno en lo que hacía. De todos modos, Kyrin también en buena en trajes de seda con vino y mierdas de cultura. Así que, si estuviera haciendo apuestas con Mia de forma regular, Dallas habría apostado mucho dinero duramente ganado a que el tipo era tan alegre como con ceñidos cortos pantalones de jeans. No es que haya nada malo con eso. 
La cosa era que Kyrin también era el maestro de sangre de Dallas. 
Amigo una vez había derramado su sangre por la garganta de Dallas, salvando así su vida. Ahora, ellos estaban conectados. Y era una conexión malditamente-frágil. 
Kyrin le estaba enseñando como controlar sus propias habilidades, ir de un lugar a otro con solo un parpadeo, ver y interrumpir visiones del futuro –como descubrir lo que se podría cambiar y lo que era- Y obligar a los humanos hacer lo que quería simplemente con la emisión de una orden. 
“Tuve una visión inalterable de dormir con ella”, dijo Dallas, su paz estaba incrementando. “Yo sabía que era inalterable, Usted me enseñó la diferencia. Bordes descolorados, boom, puedo arreglar lo que veo. Bordes afilados, boom, es como si ya estuviera hecho.” 
“Sueñas con...”, preguntó Kyrin con su suave y fría voz. 
A pesar de que Dallas lo visitaba por lo menos tres veces a la semana para entrenar con Kyrin, cuando el bastardo estaba en el planeta, es decir, Dallas había mantenido esa pequeña joya a sí mismo, no está listo para discutir las consecuencias. O, para ser razonable por Mia. 
“Noelle Tremain”, finalmente respondió. “Me vi a mí mismo en la cama con ella.” 
Mia farfulló. “¿Usted va a clavar el último miembro soltero en dos mujeres del Apocalipsis?” 
“Si.” Y aquí fue el factor decisivo. “Así es Hector.” 
“Hector. ¿Como el Hector en donde si una mujer camina en la habitación hay un apagon Dean?" 
“¿Conoces a otro Hector? Sí, Hector Si una mujer camina en la habitación hay un apagon Dean." 
“Oh, nena. Él va a asesinarte”, cantó ella, y parecía feliz con la idea. 
“Lo sé.” Y así lo hizo. Es por eso que se había resistido a su deseo de envolver las piernas de Noelle alrededor de su cintura como un pretzel por mucho tiempo. Hector era su amigo, y Hector no solía prestar atención a las mujeres. En realidad, Dallas había conocido a Hector por trece años. Durante la mayor parte de esos años, habían corrido con diferentes multitudes en la AIR. Sí, como camaradas de escuela secundaria. Y, sólo para mantener las cosas claras, el grupo de Dallas había sido-fue- el más popular. Es por eso que Hector eventualmente de aparto de ella. ¿Quién no querría estar con Dallas el Magnífico? 
Hizo una nota mental de decirle a Devyn para que empezara a difundir a su alrededor el nuevo apodo. 
De todos modos. Poco después de que Mia se había hecho cargo de la división de Nueva Chicago de la AIR, Dallas se había emparejado con Hector para un caso. Por supuesto, Dallas se había logrado meter en su oficina y leer los archivos del tipo. Pagado a saber con quién estaba trabajando, y toda la mierda. 
Lo gracioso es que Nada estaba documentado sobre la vida de Hector antes de firmar para la AIR. Como si el día que se unió fue el día que vino a la vida. Hector nunca hablaba de su pasado, tampoco. Hasta que una noche fatídica, y en donde los dos habían tenido un pequeño juego de “Si te muestre el mío si me muestras lo tuyo.” Así que Dallas sabía lo que Hector podía hacer con sus armas y se sospecha que la capacidad era la razón de su archivo borrado. 
Como también como la fecha en que fue reclutado. 
Así que esta cosa con Noelle. . . Sí, Dallas la deseaba, pero se había dicho que podría muy bien tener a quien quisiera, así que no es gran cosa. Había resistido a su atractivo. Además, él era muy bueno para fantasear y podía pretender con quien estuviera que estaba con Noelle. Y lo había hecho. 
Esa situación había funcionado. Por un tiempo. Pero Hector no había dado un paso hacia la chica. Ni en un año. Y durante ese tiempo, el deseo propio de Dallas por ella había crecido. 
“Dime exactamente lo que vistes”, dijo Kyrin. Un comando, que obligó a Dallas a obedecer. La lucha contra ese tipo de compulsión era una de las cosas que el cabrón le estaba enseñando. 
Dallas resistido tanto tiempo como pudo. Dos minutos. Lo que era treinta segundos más que la última vez. Oh, maldito dulce progreso. “Hace un par de meses me encontraba en casa, en la cama con. . . Ni siquiera recuerdo su nombre. Una mujer que recogí en un bar.” 
“Un hombre-puta,” Mia chasqueó la lengua. 
“De todos modos”, dijo. Él siguió hasta la silla y cayó en las almohadas apoyadas de brazo en brazo. Sólo para estar en contra, subió sus pies mocasines sobre la mesa de café entre ellos. Mia gruñó. Kyrin simplemente arqueó una ceja oscura en el nacimiento del pelo blanco. Era un hombre bien parecido, Dallas supuso. Y eso no lo convertía en gay. Posiblemente su puesto de rompe-corazones y chico enamorado estaba reservado para Devyn, rey de los Targons, su mejor amigo y el imbécil egoísta que una vez coleccionaba mujeres como los hombres que coleccionan sombreros. 
Mientras Devyn era la belleza personificada, Kyrin era la sofisticación encarnada. Alto, musculoso. Se había cortado el pelo blanco en un marco elegante para su rostro. Ojos de color violeta, una nariz fina, labios rosados. 
Por el contrario, Mia era pequeña y curvilinia en todos los lugares correctos, con un pelo negro y ojos azules como el cielo de la mañana. Donde Kyrin se basó en la lógica, Mia estaba basada en la fuerza bruta. Mientras Kyrin esperaría hasta que sea absolutamente necesario la pelea, Mia se precipitaba al peligro con una sed de sangre generalmente reservado para los vampiros. 
Sí, los vampiros existían. 
“Después de que terminé mi negocio”, continuó, “Se cayo dormida y me quedé allí pensando en la manera de deshacerse de ella cortésmente. Alrededor de una hora, sentía una visión golpeando en mi mente, tratando de llamar mi atención. Me olvidé de ser cortés, la desperté, y pagamos por un taxi. Entonces, en una especie de colapso frente a mi puerta, las imágenes se formaron.” 
“¿De?” Kyrin insistió. 
Joder, esto era vergonzoso. “De mí, despertando en la cama con Noelle. Yo estaba desnudo, ella estaba desnuda. Los dos estábamos bastante enredados.” 
“Te vez a ti mismo haciendo el amor con ella, ¿no?", Preguntó Kyrin. 
“Lo que quiere decir es,” dijo Mia, “¿te has visto a ti mismo follando?” 
Como si necesitara un intérprete. “No. No lo hice. Pero ¿pero qué otra cosa podemos estar haciendo en la cama, despertando con arañazos, si no acabando de tener relaciones sexuales?” 
“Por qué es incierto.” Dijo Kyrin agitando su mano en el aire. “Adelante. Dime lo que vistes después.” 
Él asintió con la cabeza, se tomó un momento para respirar, con la cabeza caída sobre el respaldo de la silla. Hey, no te conozco. Una lámpara colgaba del techo, los cristales entrelazados, ¿qué? Pétalos de flores. “¿Quién decoró este lugar?”, se preguntó, incapaz de ayudarse a sí mismo. “Si tu eres el responsable, Yo, voy a perder el poco respeto que te tengo”. 
Una almohada golpeó su cuello al descubierto, y el se disgusto. “Está bien. ¿Dónde estaba? Lo que vi después. Por lo tanto, la imagen de Noelle y yo en la cama se desvaneció cuando estábamos despertando. La oí murmurar algo, vi su sonrisa. Entonces, la vi en la cama desnuda y con Hector. Los dos estaban durmiendo y tenían arañazos. Esa imagen empezó a desvanecerse a medida que me desperté, también.” 
“Y en la visión con Hector, le oyó mascullar algo y sonriendo, ¿sí?”, se preguntó Kyrin, tan quieto como un depredador. 
Frunciendo el ceño, Dallas se enderezó y lo miró a los ojos. 
“Sí. ¿Cómo lo sabes?"
En lugar de darle una respuesta, Kyrin mostro una mueca. “¿Por qué no me dijiste antes sobre estas visiones?” 
“Porque mi vida sexual es asunto tuyo maldito.” Pero sobre todo porque no había querido escuchar las palabras para la reacción de Hector. El tipo se volvería loco. 
Ojos violetas brillaron letalmente. “Te dije que me hablara de todas las visiones que tienes. ¿Sabe usted la definición de Todas, Agente Gutierrez?" 
Uh-oh. ¿Estaba a punto de ser azotado? “No, ¿por qué no lo explicas a mí, perra de Mia”, espetó. Sólo había un castigo que un hombre podía tomar, y Dallas había llegado a su límite. 
Kyrin se desplegó de su soporte, mirando hacia abajo a él a través de un laberinto de oscuras pestañas. “¿No te parece extraño que la mujer luzca igual en ambas visiones? Que la mujer dijo y hizo lo mismo con ambos?" 
“Bueno, no. Las mujeres son criaturas de hábito, y ella acaba de que acababa de golpearnos a los dos.” Una perra bofetada de la verdad ahí mismo. 
“Hey!” murmuro Mia, evidentemente ofendida. 
Él la ignoro sin quitar su mirada de Kyrin. “No estoy diciendo que sea algo malo.” 
El rey de uno de las peores razas que ahora caminaban la tierra acortó la distancia, se inclinó y apoyó las manos sobre los brazos del sillón de Dallas. Abajo, abajo el se inclinó, hasta que estuvieron casi nariz con nariz. Aliento fresco sobre los labios y el mentó de Dallas. 
Si Dallas no tuviera nervios de acero, podría haberse enojado. 
“Lo que vi fueron dos finales diferentes de la misma historia”, explicó Kyrin. 
O-kay. “¿Se puede ser un poco más claro? Porque lo que acabas de decir no tiene puto sentido.” 
“¿Por qué no le has despedido por ser tan estúpido?”, Preguntó Kyrin a su esposa sin apartar la mirada. “Acción afirmativa”, respondió inexpresivo. “Realmente atas mis manos”. 
“Mira,” gruñó Dallas. “Las visiones no eran cambiables, así que no había nada que pudieras hacer para ayudarme.”. 
Kyrin dijo algo en un idioma que Dallas nunca había aprendido, pero no tuvo problemas de interpretación. “Mierda para cerebros” y “Espero que te pudras en el infierno”, fueron los pioneros de la diatriba. Luego, en inglés, el Arcadian dijo: “Cuando se tiene una visión doble, con sólo unas pocas variables cambiado, eso significa que algo catastrófico va a suceder. Algo tan grande, tan terrible, que tu mente aún no puede procesarlo. Es por eso que te enseñaron dos posibles catalizadores. Uno te salvara, y el otro te destruirá” 
Su estómago se retorció. Espera, espera, espera, vuelve a subirte al tren. ¿Salvarme? ¿Destruirme? “¿Cómo puedo saber cuál es cuál?” 
“No lo sabes” 
Su estómago se retorció más. “Así que, durmiendo con Noelle Tremain va a salvar mi vida o arruinarla?” 
“Correcto”. 
“Y yo no sé qué evento provocará los resultados”. 
“Correcto”. 
Él hizo la misma pregunta desde otro ángulo, tratando de entender. “¿Cómo voy a ser destruido?” 
“De un modo u otro. Usted no lo sabrá hasta que suceda.” 
“Y yo podría morir.” 
“Correcto.Otra vez.” 
Dallas Empujó lejos a Kyrin y se levantó. De pronto tuvo problemas para recuperar el aliento. “¿Hay alguna forma de averiguar el mejor camino?” 
“Sí.” 
Gracias a Dios. Un rayo de esperanza. “¿Y eso es?” 
Entonces llego la respuesta. “Incierto”. 
Ninguna esperanza, después de todo. Sus ojos se abrieron, causando trozos de hielo en su torrente sanguíneo. “¿Eso es todo?” 
Un gesto sombrío. 
La bilis quemó en su camino hasta su garganta, derritiendo algunos de los trozos de hielo, creando una tormenta de agua caliente y fría. 
“¿Cuáles son las probabilidades?” Dijo con voz ronca. 
“¿Qué más? Cincuenta y cincuenta.” 
¿Cincuenta-Cincuenta de Mierda de que iba a morir horriblemente? Lindo. “Se supone que tienes que estar enseñándome a sobrevivir, hijo de puta. ¿Esto sobrevivir? ¿Eh? No. Te diré lo que es. Burlas. Atormentamiento.” 
“Por lo menos sabes”, dijo Mia, las palabras rotas mientras luchaba con su propia batalla contra el terror. “Por lo menos puedes hacer algo.” 
“¿Qué?” Recrimino. “¿Secuestrar a Hector?, ¿Matar a Noelle?” 
“Yo. . . No lo sé,” dijo ella. 
Kyrin asintió para confirmar que él tampoco lo sabía. La Furia explotó a través de Dallas. “Sí, bueno, yo tampoco. ¡Maldita sea!” 
¿Que se consideraba como ruina? ¿Lesión? ¿Prisión? “¿Cómo podría yo y/o Hector dormir con Noelle Tremain causar algo catastrófico que valla a suceder? Dime eso por lo menos.” 
“No lo sé”, dijo Kyrin, sin estar afectado como, como siempre. “Todo lo que sé es que los dos están relacionados.” 
Algo vibró en su bolsillo. A lo lejos se dio cuenta de que era su teléfono. Por lo general, la única persona que le llamaba tan tarde en la noche era Mia, pero ella estaba a su lado, de pie ahora, tan pálida que parecía al borde del colapso. 
“¿Y si yo no me acuesto con ella?”, le preguntó a Kyrin. “¿Qué, pasaría?”
La Cabeza de Kyrin se inclino mientras consideraba la pregunta. “¿Puedes parar a Hector para que lo haga también?” 
“Tal vez.” No. Sí. Dios. Él no lo sabía. 
“¿Qué pasará si ninguno de los dos se acuesta con ella?” ¿Y cómo demonios estaba follando una mujer catalizador para lo bueno y / o malo? ¿Eh? Alguien le dirá eso. 
“Uno de ustedes lo hará.” La certeza absoluta en el tono Kyrin era como una hoja cortante contra sus terminaciones nerviosas. 
“No, si hablamos de ello, y decidimos que hacer” Sus manos apretadas a los costados. “No, si los tres tomamos una decisión consciente para evitarnos el uno al otro”. 
Kyrin se encogió de hombros. “Se puede hablar. Tú puedes decidir.” 
Lo que no dijo, pero su tono delataba era que ´Nada cambiaría. Algo iba a suceder.´ La vibración se detuvo por un momento, entonces el vibrador se puso en marcha de nuevo. Con mano temblorosa, Dallas metió la mano en el bolsillo, y llevó el teléfono a la oreja. “Gutiérrez”, dijo rotundamente. 
“Hey, es Noelle.” 
Hablando del maldito diablo. La bilis quemó más caliente, quemó más profundo. El hielo en punta por los bordes, cortando más difícil. Y su cabeza, Dios, su dolor de cabeza. Sus temblores fueron de repente palpitantes, su cerebro probablemente en expansión, a punto de estallar libre fuera de su cráneo. El estrés, pensó, podría ser lo que lo arruinara. Se apartó de Mia y Kyrin, todavía luchando por respirar. 
“¿Qué quieres?” 
“Lindo Saludo. Qué, ¿Interrumpo algo malo?” 
No importa el tiempo que el hombre la conocía, no podía crear inmunidad contra la ronquera de su voz. Porque, a pesar de su terror, a pesar de todo, su cuerpo estaba reaccionando a ella. Endureciendo, preparándose. Ahora quería saber si eso ¿era algo bueno? ¿O algo muy, muy malo? 
“Sólo dime lo que quieres, Noelle.” ¿Debería colgar? O quédese en la línea y decirle lo que acababa de descubrir? 
“Wow. Tire a un chico hacia abajo y él a su vez en ti.” Actualmente Dallas no estaba exactamente pensando con claridad, pero sabía que Noelle quería a Hector. Y Hector también la quería. En la recepción de la boda, la atracción había chisporroteaba entre ellos. La forma en que se habían mirado el uno al otro... Dallas sólo se había sorprendido de que sus ropas no se hubieran quemado por el fuego de sus cuerpos. Iban a terminar en la cama, no hay duda. Pero eso ¿lo salvaría, o lo mataría? 
“O-kay, entonces”, dijo Noelle, llevándolo de vuelta a la conversación. “Mi castigo es, obviamente, el tratamiento del silencio, pero eso está bien. Alguna palabra en la calle dicen que yo hablo lo suficientemente como si fueran cuatro personas combinadas. Así que aquí está. Hector te necesita. No me preguntes por qué, No me preguntes para que, no te lo diré, porque no lo sé. Él sólo me pidió que te llamara y que te unas con nosotros en la escena del crimen. Silenciosamente.” 
Lanzadose patadas, y él encontró su voz. “¿Qué detalles puedes darme?” 
Ella le dijo algunas cosas, pero pronto perdió la pista de lo que estaba diciendo, sus propias preocupaciones de nuevo lo estaba alcanzándolo. Siempre había resistido a sus visiones. Odiaba conocer el futuro. Odiaba saber que cuando algo está mal, no se podía cambiar. Odiaba que él mismo se culpara del fracaso. Claro, esas visiones habían demostrado ser útil algunas veces. Como hace algunas semanas atrás el sabia que Jaxon se rompería ambas piernas y la columna vertebral si el salía de su casa. Y seguro el había querido salvar a su amigo. 
Pero el nunca sabia cuando las iba a conseguir. Las buenas visiones y las malas. Lo cambiable y lo incambiable. Así que por lo general se resistía. A veces, incluso se resistió con tanta fuerza que la visión se quedaba fuera de su cabeza y no intentar volver nunca más. Y sin embargo, justo en ese momento el quería otra visión tanto que le dolía. Quería saber qué hacer, tenía que saber cómo manejar esto. Él tenía que saber lo que iba a pasar, qué camino tomar. 
Además del dolor que sentía en las sienes, no había toc, toc, déjame entran dentro de tu cerebro, no hay ardor en las venas. Su mente era su propia e inútil por completo. 
No se había sentido tan impotente desde que Trinity, la reina de los Schön, lo había dirigido, con la intención de infectarlo a él con una enfermedad que convirtia a los humanos en caníbales. 
“Así que. . . ¿Vienes o no?”, preguntó Noelle. “Y reitero, no importa tu respuesta, Hector quiere que esto esté callado, incluso de Mia.” 
“Estaré allí en treinta”, dijo, y colgó. 
“Dallas”, dijo Mia, un temblor en su palabra. 
No había nada que pudiera decir para hacer las cosas mejor para él, así que él no se quedó a escuchar más. Se alejó, salió de la mansión, y se metió en su coche. Kyrin podría haberlo detenido en cualquier momento, pero el Otro Mundo lo dejo ir. 
Dallas tenia que agarrar toda su mierda y averiguar algunas cosas. Es decir, si matar a Noelle antes de que el – o Hector- consiguieran meterse dentro de su cama era el simple modo de conseguir salvarse. 

[1] Patty Mouth: Alguien que no puede pronunciar una frase sin el uso excesivo de palabrotas.

No hay comentarios

REGLAS PARA COMENTAR:
-Los Comentarios tienen que hacer referencia a la noticia publicada.
-Prohibido dejar Links.
-Si comentaran un Spoiler de ante mano avisa.
-Sin groserías y sin insultar a nadie.

Gena Showalter Fans Spanish. Con la tecnología de Blogger.